22 de enero de 2009

4. Fletcher McGee

Ella sacó mis fuerzas por minutos,
tomó mi vida por horas,
me drenó como luna enfebrecida
socavando un planeta en rotación.
Los días pasaron como sombras,
los minutos giraron como estrellas.
Ella sacó de mi alma la piedad
y la torció en sonrisas.
Fue como un trozo bruto de arcilla de escultor
y mis secretos pensamientos los dedos:
asieron por detrás su frente pensativa
y la forraron de un intenso dolor,
trabajaron los labios, hundieron las mejillas,
desolaron sus ojos.
Mi alma entró en la arcilla
dando pelea como siete diablos.
No era mío aquel rostro ni era suyo;
ella lo sostenía, pero aquellas peleas
modelaron un rostro que ella odiaba,
un rostro que yo mismo temía ver.
Cerré las ventanas, eché los pestillos,
me escondí en una esquina.
Entonces se murió y me embrujó,
y me ha embrujado para siempre.

Edgar Lee Master: Spoon River Anthology
Traducción: © Jorge Salcedo

1 comentario:

CLD dijo...

No entiendo como este tipo no hizo otra cosa que sirviera. Lo repito, me parece muy bueno.

Por cierto, me quede pensando en lo de JM Cain. Es cierto, poco se conoce mas alla de "The Postman... "

Aun asi creo que de los realistas norteamericanos (incluyo a otros como Hammett, Chandler y alguno mas), era el mejor. Quizas, la verdad es que no estoy seguro. Los otros fueron mas prolificos. Hammett era genial, su prosa directa era como navaja afilada. Chandler tambien hizo cosas muy buenas, sobre todo en sus cuentos (poco conocidos). Pero Cain lograba trasmitir algo que los otros no... creo que era la desesperacion humana. No se, el tipo me sigue gustando...