16 de enero de 2009

Reparando el muro

Robert Frost
Algo hay que no gusta de los muros,
que deforma en su base el suelo helado,
que dispersa sus piedras en el sol
y nos permite traspasarlos juntos.
Los cazadores son historia aparte:
tras su paso he venido a repararlos
y no he encontrado piedra sobre piedra,
pero ellos logran que la liebre salte
para placer de la jauría. Estas grietas,
nadie las escuchó ni las vio hacerse,
nos las topamos con la primavera.
Se lo conté al vecino al otro lado
de la colina, conversando el límite
y reparando el muro entre nosotros.
Respetamos el muro al avanzar.
A cada cual las piedras en su lado.
Unas son barras; otras, casi bolas
que precisa un hechizo balancearlas.
"¡Quédense ahí hasta que nos volvamos!
Nos pelamos las manos trabajándolas.
Ah, sólo un juego más al aire libre,
un juego a partes. La cuestión es ésta:
ahí donde está no se requiere un muro:
yo tengo un manzanar, él tiene pinos.
Mis manzanas jamás traspasarán
a comer sus piñones, le comento.
Y él: "Buenas cercas hacen buenos vecinos."
La primavera me provoca y pienso
si es posible venderle esta noción:
"¿Por qué ha de ser así? ¿No es esto sólo
cierto para las vacas? Aquí no hay.
Antes de alzar un muro me pregunto
lo que quiero encerrar o dejar fuera
y a quién podría causar algún agravio.
Algo hay que no gusta de los muros,
¡que quiere derribarlos!" Le diría
"elfos", que no lo son, pero prefiero
que él mismo se lo diga. Lo veo ahí,
viene con una piedra en cada mano
como un salvaje de la edad de piedra.
Me parece que avanza por lo oscuro,
no a la sombra del bosque y de los árboles.
Nunca irá más allá de su refrán,
y le ha gustado tanto que repite:
"Las buenas cercas hacen buenos vecinos."

Traducción: © Jorge Salcedo

El original aquí o en La Finca de Sosa, junto a su traducción, que inspiró la mía.

2 comentarios:

CLD dijo...

Excelente traduccion, Jorge. Me gusto mucho. El arte de traducir no es "jamon".
Tambien me gusto mucho lo que hizo Manuel Sosa.

Un saludo.

Jorge Salcedo dijo...

No es jamón, pero sabe bien. Al menos como hobby. Como oficio es otra cosa.
Gracias por comentar, Camilo.