10 de abril de 2009

41. El gendarme del pueblo

Los prohibicionistas me nombraron el gendarme del pueblo
cuando se proscribieron las tabernas,
porque en los tiempos en que yo tomaba
(antes de unirme a la iglesia), maté a un sueco
en el aserradero que está por Maple Grove.
Y ellos querían a alguien capaz de inspirar miedo,
adusto, recto, sólido, valiente,
que odiara por igual a bares y borrachos,
que mantuviera el orden y la ley en el pueblo.
Y me entregaron un bastón pesado
con el que le di un toque a Jack McGuire
antes de que él sacara el arma con la que me mató.
Los prohibicionistas malgastaron su plata
intentando colgarlo, pues yo en un sueño
me le aparecí a uno de los doce jurados
y le conté toda la historia.
Catorce años por matarme eran ya suficientes.


Edgar Lee Master: Spoon River Anthology
Traducción: © Jorge Salcedo