10 de noviembre de 2009

64. George Gray

He meditado muchas veces
En el mármol tallado para mí:
Una barca en el puerto con las velas plegadas.
No alude a mi destino, sino a mi propia vida.
Tuve ante mí el amor pero temí su desengaño;
Tocó a mi puerta la tristeza y me encontró sin ánimos;
La ambición me tentó pero no osé afrontar sus riesgos.
En aquel tiempo yo anhelaba darle sentido a mi vida.
Ahora comprendo que hay que alzar la vela,
Ceñir los vientos del destino
A donde quiera que conduzcan la barca.
Dar sentido a nuestra vida puede llevar a la locura,
Pero una vida sin sentido
Es el tormento de una vaga, incesante ansiedad:
Una barca que añora salir al mar y teme el mar.

Edgar Lee Master: Spoon River Anthology
Traducción: © Jorge Salcedo