30 de octubre de 2013

69. Robert Southey Burke

Puse mi dinero en lograr que te eligieran alcalde,
Derramé en ti mi admiración,
tú eras, en mi mente, el ser casi perfecto.
Y devoraste mi identidad,
el idealismo de mi juventud,
la fuerza de mi noble sumisión.
Todas mis esperanzas para el mundo
y mi creencia en la Verdad,
fueron fundidas en la llama ciega
de mi fervor por ti,
y ahormadas en tu imagen.
Y cuándo pude ver por fin quién eras:  
tu alma mezquina  
y tus palabras falsas,
como tus azulados dientes de porcelana  
y tus gemelos plásticos,  
odié el amor que te tenía,  
me odié a mí mismo, te odié
por haber prodigado mi alma y mi juventud.
Y a todos digo, cuídense de los ideales,  
cuídense de poner su entusiasmo  
en ningún hombre mientras viva.

Edgar Lee Master: Spoon River Anthology
Traducción: © Jorge Salcedo