24 de diciembre de 2008

Vísperas de la luz



Mañana, ustedes saben, es día de regalos,
les ruego no ponerse sentimentales,
ahórrenle a los niños las tarjetas postales,
que vayan a lo suyo, inocentes y malos.

Que duerman los abuelos en medio de la fiesta,
hermana, esposa, madre, ya hay comida bastante,
por todos los que lloran en este instante
y sufren y revientan, Dios se toma una siesta.

La luz vendrá mañana pagana, indiferente
a descender alegre de la nieve a las flores,
tristeza y alegría serán solo rumores
serpenteando en la calle con el agua corriente.

Si puedes celebrarlo, celébralo, es cristiano,
aunque tenga muy poco que ver con Jesucristo;
pero si no puedes o si no quieres, no insisto,
la luz vendrá mañana lo mismo de mi mano.

4 comentarios:

Teresa Dovalpage dijo...

Me gusta la indicación a celebrar la Navidad o NO según le lata a cada cual.

David Lago González dijo...

Me encanta. Me parece un magnífico poema.

Isis dijo...

Bello, querido Salcedo, bello.
Todos mis mejores deseos para tí.

bustrófedon dijo...

Maestro:
Feliz 2009. Que no te falte el verso.
Un abrazo,
A