19 de enero de 2009

1. La colina

Edgar Lee Master


¿Dónde están Elmer, Herman, Bert, Tom y Charley,
el débil de espíritu, el fuerte de brazo, el bufón, el beodo, el pendenciero?
Todos, todos están durmiendo en la colina.

Uno se marchó con la fiebre,
uno se quemó en una mina,
uno pereció en una bronca,
uno se murió en una cárcel,
uno se cayó de un puente donde bregaba duro por la esposa y los hijos—
Todos, todos están, todos están durmiendo, durmiendo en la colina.

¿Dónde están Ella, Kate, Mag, Lizzie y Edith,
la de corozón tierno, la de espíritu simple, la estridente, la altiva, la dichosa?
Todas, todas están durmiendo en la colina.

Una murió de un parto ignominioso,
una por un amor frustrado,
una a manos de un bruto en un burdel,
una al perder su orgullo siguiendo su pasión,
una tras irse lejos a Londres y a París
la trajeron a su humilde lugar Ella, Kate, Mag—
Todas, todas están, todas están durmiendo, durmiendo en la colina.

¿Dónde están el tío Isaac y la tía Emily,
el viejo Towny Kincaid y Sevigne Houghton,
y el alcalde Walker que alguna vez habló
con los venerables hombres de la revolución?—
Todos, todos están durmiendo en la colina.

Les trajeron los despojos de sus hijos de la guerra,
las hijas maceradas por la vida,
unos hijos llorosos y sin hijos—
Todos, todos están, todos están durmiendo, durmiendo en la colina.

¿Dónde está Jones, el viejo violinista,
que jugó con la vida durante sus noventa años,
desafiando el granizo a pecho descubierto,
tomando, alborotando, sin ocuparse de hijos
ni parientes, de oro ni amor ni cielo?
Ahí lo tienes balbuceando algo de los pescados fritos de entonces,
de las carreras de caballo de entonces en los sotos de Clary,
de lo que dijo Abe Lincoln
una vez en Springfield.

Traducción: © Jorge Salcedo

El original en inglés: The Hill. Y el libro completo, una joya: Spoon River Anthology. No descarto traducirlo en su integridad, aunque sé que ya existen algunas traducciones.

6 comentarios:

Manuel Sosa dijo...

Bueno, bueno, que ya yo comencé a traducir uno a diario, como ejercicio. Voy por 5. Pero no traduje aún "La Colina". Y no espero traducir "The Spooniad".

El de "Fletcher McGee" me costó mucho esfuerzo, y aún no lo considero listo.

Somos un par de bueyes, en el sentido de que las traducciones nos han enyugado. Nada de brutos.

¡Perla Fina!

Jorge Salcedo dijo...

¡Yo hice lo mismo! Comencé hace tres días. Voy a publicar mañana Hod Putt, Ollie McGee y Fletcher McGee. Voy en orden. Uno o dos por día.
Existe una traducción de Girri que es bastante buena. La he visto online, no la tengo.
Vamos en yunta, pues.

Isis dijo...

Querido Salcedo,
conozco el libro, y el poema, pero qué placer me da volver a leerlo aquí, en tu traducción.

CLD dijo...

Guao, Jorge, gran poema! Creo que al mismo tiempo estoy diciendo: gran traduccion!

Muy Faulkneriano, no crees? Es como "Mientras Agonizo" en forma de poema. Algo asi...

Un saludo.

Jorge Salcedo dijo...

Isis, lectores inteligentes, qué más puede uno pedir.

Camilo, comparto tu impresión, tiene algo faulkneriano. Solo que Antology of Spoon River fue publicado en 1915, cuando Faulkner tenía 18 años. La influencia existe, pero en la otra dirección.

CLD dijo...

Ah, si, sin dudas. Me referia, tu sabes, a ese toque de literatura realista norteamericana tipica del Sur de la primera mitad del siglo XX.

Un abrazo.