29 de marzo de 2009

Contemplaciones

Éste es un poste que está en la calle Infanta,
saliendo a Malecón.
El salitre ha mordido, destrozado el metal.
El poste sigue en pie.
Una linda mestiza (ya sabes el color,
pero no la quietud ni la postura)
se sienta a reposar sobre un muro cercano.
No infieras de ello nada.
La mestiza es linda.
El poste es admirable.
El salitre hace lo suyo.