27 de abril de 2009

Revolución

A nuestros hijos, o a los de aquellos que se atrevan, les mostraremos la ciudad extenuada y sus ya entonces antiguos retazos de coherencia. Y les daremos la clave para intentar otra barbarie.

1 comentario:

Cero Circunloquios dijo...

Salcedo, en el clavo!!!
Niurki