9 de agosto de 2008

08-08-08



Los tambores se encienden y retumban
en la noche del mundo. Relámpagos y truenos.
El evento es grandioso y sobrecogedor.
Un tanto apocalíptico o infantil o los dos.
Aquí están los mayores constructores de muros
del planeta. Sonrisas de niños y banderas.
Una marea humana y fuegos pirotécnicos
prefiguran la danza del dragón y el cordero.
Cinco mil años pasan proclamando su nombre.
Aquí está el amor propio más herido del orbe.
La fecha es cabalística y propicia la suerte.
China vuelve a la Historia estrepitosamente.
La danza es disciplina, fuerza, coordinación,
presencia y advertencia, gesto, premonición.
Absortos y marciales, traje gris, rojo el cuello,
rojo el borde del traje y rojo el entrecejo,
un ejército joven golpea los tambores
en la noche del mundo. Relámpagos y truenos.

Foto: Sports Illustrated

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Fué solo hace 20 años...Tiananmen Square... La Memoria solo para PCs.

www.youtube.com/watch?v=AGJoaHr2QdM&NR=1

bustrófedon dijo...

Me perdí la ceremonia. Pero tu poema... ah, tu poema lo dice todo.

Alina. dijo...

Me encanta este poema.