19 de enero de 2010

Mi voto por Scott Brown

Cae aguanieve, el día es gris y el único ruido notable son los chasquidos de las ruedas atravesando Concord Avenue. Voy a votar por Scott Brown para el senado de los Estados Unidos.

Exageraría si dijera que lo hago por simpatías o afinidades personales, aunque me enternece la historia del joven Brown compareciendo ante un juez de distrito por robarse de una tienda unos discos de rock —y la perfidia del Globe, el menguado Boston Globe, que encabeza el perfil del candidato republicano con semejante anécdota. Como ya dijo Martí, robarse un disco de Led Zeppelin no es robar. Mentiría si dijera que voy a votar por Brown para conjurar el peligro del unipartidismo de facto en Massachusetts. The Bay State se gobierna siguiendo sus intereses, y aunque la legislatura es demócrata, abrumadoramente demócrata, la mayoría de los gobernadores electos han sido republicanos. Es a la hora de hacer la gran política de estado, la de los magnos intereses e ideales de Estados Unidos —ese país de las noticias en el que no vive nadie—, es ahí, digo, cuando Massachusetts vota disciplinada y uniformemente demócrata. Y mucho menos se imaginen que voy a hacerlo por Cuba, porque Cuba cuenta poco, o casi nada, en todo esto. El mío es un voto por el fin de la supermayoría demócrata en el Senado, que tiene la inclinación y la posibilidad de modificar radicalmente la estructura de un país que, en términos personales, es mi último refugio y esencialmente me place, y puede hacerlo ignorando a todos sus adversarios, sin concenso ni diálogo, y con muy poca transparencia.

En la noche veremos. Por lo pronto, ya voté.

Foto: Yo, después de votar (no se pierdan el sticker) en un encuadre encantador de mi hija de siete años.

4 comentarios:

Chez Isabella dijo...

Oye, ¡qué rico se siente votar y saber que tu elección cuenta! Sobre todo, teniendo la certeza de que nadie vendrá luego a pedirte cuentas por pensar diferente. Y hablando del carisma de los dirigentes, ¡Mr. Brown se las trae! Felicidades por la victoria ;-)

Jorge Salcedo dijo...

Gracias, sí, se siente bien. Es en estos casos precisamente cuando el voto parece un arma formidable. Te viene un tren para arriba que parece imparable y tú coges tu boleta, la llenas, la depositas, y el tren para en seco, chirriando, sacando chispas de los rieles. ¿Fui yo? Sí y no, por supuesto. Fue la proeza de todos los que votaron como tú, pero cada uno de ellos tuvo que tomar la misma decisión personalmente y decir: mi voto cuenta, y aquí mismimito para el tren. Y así fue.
Saludos

Magaly dijo...

Gracias Salcedo por tu voto, se que hizo la diferencia. Lo necesitábamos tanto...!

Jorge Salcedo dijo...

No hay de qué. Fue un placer.