29 de noviembre de 2016

El sueño de un símbolo revolucionario


Quiso una Cuba altiva y plenamente independiente de los Estados Unidos, del capital extranjero, de la aristocracia y burguesía locales, de los poderosos granjeros, industriales y comerciantes, de los partidos políticos, de la separación de poderes, de las iglesias, templos, asociaciones, órdenes y escuelas religiosas, de los sindicatos de campesinos y obreros, de los medios de enseñanza privados, de las imprentas, emisoras, canales, galerías, teatros y editoriales privados, de todas las empresas privadas, de los gremios y asociaciones profesionales autónomos, de las organizaciones de derechos humanos, de la prensa independiente, de los intelectuales críticos, de los artistas irreverentes; una Cuba completa y minuciosamente dependiente de él. Y lo logró. 

En Estados Unidos, Latinoamérica y Europa, la izquierda lo llora.