23 de agosto de 2008

Sábado corto



Más suave que la mano
de un amigo muerto
reposando en mi hombro,
esta luz del otoño.
Kusadao

El músico ciego
extiende su jarro de lata:
recauda un copo de nieve.
Nicholas Virgilio

Fuera de mí, regreso,
en el jardín,
el sauce.
Ryota

Enmarcando el espacio,
donde estaba ella,
el anillo de mi madre.
—Don McLeod

Tejiendo telarañas
en un rincón,
la vieja Singer.
—Leo Lavery
Original en inglés, en Haiku: Poetry Ancient and Modern. Jackie Hardy, editor. Tuttle Publishing, 2002.
Foto y traducción: © Jorge Salcedo

12 comentarios:

Al Godar dijo...

Siempre he admirado como se las arreglan los poetas para decir tanto con tan pocas palabras: "el espacio donde estaba ella"
Saludos,
Al Godar

Eufrates del Valle dijo...

Buena seleccion para empezar este sabado. Gracias estimado Salcedo.

Anónimo dijo...

Que lindo y corto, vale más que mil peroratas...

bustrófedon dijo...

Sábado al fin. Gracias, vate.

Jorge Salcedo dijo...

Gracias a todos. Ya conocen la frase de Gracián: "Lo bueno, si breve, dos veces bueno."

Anónimo dijo...

las resonancias del haiku surgen de un instrumento de musica de sutilezas extraordinarias. su mayor intensidad, concentracion, timpo. el instante y parte del infinito.


mi casa estaba
cuando tu aparecias
rojo poniente

Anónimo dijo...

ya sabes que puede mejorarse.

Anónimo dijo...

Atardece de otoño
yo encuentro en el camino
que llevo lejos.

Salcedo, por que no seguimos por estas piedras sobre el rio?

Noemi

Jorge Salcedo dijo...

Muy bien, Noemí. Ahora uno dramático:

Atardecer de otoño.
He dejado en el sendero
unas migas de sol.

Anónimo dijo...

magnifico.
noemi

Anónimo dijo...

Atardecer de otono
la luz en el camino
cojo esta migas.

Anónimo dijo...

el sendero de otono
hizo nido en el cielo
donde te abrigo

Salcedo la noche no me dejo dormir y aunque no me dio ningun haiku esparcio algunas cenizas de fuego fatuo>
noemi>