22 de septiembre de 2008

Preámbulo de campaña

La crisis humanitaria cubana continúa agravándose. A los efectos inmediatos que provocó la destrucción de infraestructura y viviendas, se agrega ahora la repercusión de los daños en la producción de alimentos. Según el viceministro de Agricultura: "el 30 por ciento de las áreas sembradas con variados cultivos, alrededor de 111 mil hectáreas en todo el país, se perdieron con el paso de los huracanes Gustav e Ike." AP reportaba las pérdidas de 790 millones de huevos y 790,000 galones de leche en semanas recientes, y alertaba sobre la crisis de alimentos que, según la propia oficialidad, enfrentará el país en los próximos 6 meses.

¿La estrategia del gobierno cubano para enfrentar esta crisis? Culpar a Estados Unidos.

Al final de la semana, la inveterada picardía de La Habana y la infinita torpeza de Washington ya habían conseguido ubicar la crisis humanitaria de la isla como un nuevo capítulo del conflicto Cuba-Estados Unidos. "El bloqueo americano es el principal obstáculo a las labores de recuperación para restañar los cuantiosos daños provocados por los huracanes Gustav e Ike", decía el canciller cubano. Los EE.UU. respondían con ofertas crecientes de asistencia humanitaria –$100,000 con condiciones, 2 millones a través de las ONGs, 5 millones sin condiciones, 6.3 millones (la última) puestos directamente en el bolsillo de Raúl Castro… Cualquier cosa que demuestre la buena voluntad de Washington y lo injustificadas de las acusaciones cubanas.

Cualquier cosa, menos permitirnos a los cubanos en Estados Unidos ayudar directamente a nuestros familiares en Cuba. Sin restricciones. Eso no. No hace falta. No se necesita más gente en una zona de desastre. No se necesita más dinero donde no hay nada que comprar. No se necesita enviar nada porque nosotros, desde el gobierno, ya estamos enviando todo lo que se necesita.

Entiendo perfectamente la reacción de Cuba. Cuba hace lo que le conviene a su clase política: transferir toda la responsabilidad del desastre al enemigo. Desoír al exilio y a la sociedad civil, pretender que no existen, que ella sola representa los intereses de Cuba y habla por todos los cubanos.

Pero los Estados Unidos, ¿alguien me puede explicar la lógica de su política exterior hacia Cuba? ¿Alguien me puede explicar qué pierde EE.UU. atendiendo el pedido de ayudarnos a hacer llegar nuestra ayuda humanitaria directa a nuestros familiares en Cuba? ¿Qué pierde EE.UU. escuchando al exilio y a la sociedad civil cubana independientes de Washington y de sus partidos políticos? ¿Qué pierde EE.UU. aceptándonos como un válido interlocutor a la hora de buscar soluciones para resolver esta crisis?

Tengo algún plan y una esperanza para este lunes. Ya regreso.

4 comentarios:

ACRey dijo...

Pierde la posibilidad de extender este problema hacia el futuro, donde se ve ganador¡ Además, de eliminar un foco de infección para toda América. Pierde el apoyo de sectores de mucho dinero, que piensan que Cuba es igual a decir Castros, por lo que no nos ven ni oyen, y por tal motivo, ni agua.
Ambos Gobiernos están demostrando que la gente no importa, sólo la política de sus intereses, y nos usan como cuchillas de afeitar y tirar. Si apareciese un agujero de ayuda a Cuba en esta situación, venga de quien venga, (EUA o Cuba), será porque estará previsto una contraprestación política. Siempre ha sido así. Siempre será así. En el mundo de hoy, los gobiernos no hacen nada gratis, todo tiene un porqué, una causa, debidamente sopesada.
Mientras, EUA y Cuba, seguirán jugando al gato y al ratón. 50 años, son muchos años para que estos gobiernos, instituciones, etc, cambien su forma de hacer. Repito, muy a pesar de los esfuerzos loables de Salcedo y otros, no nos escuchan, y la gente de Cuba que pronto pasarán un hambre del carajo, son meras piezas de ajedrez.
A pesar de todo, esto que estamos haciendo, nunca se había hecho antes, iniciativas propias de gente de a pie para inducir movimientos en estos gobiernos, gracias a internet y los blogs, y la gran deducción, es que pone de manifiesto, qué hipócritas, mezquinos y desleneables son estos países (Administraciones) de EUA y cuba. Sólo por esto, habrá merecido la pena.
Un abrazo Jorge, ánimo¡

Al Godar dijo...

Tienen razón. Tanto Salcedo como ACRey. Pero los blogs si pueden logar abrir la brecha. Para eso es necesario que encontremos un punto en el cual todos estemos de acuerdo.
Saludos,
Al Godar

Belkis Cuza-Malé dijo...

Creo que la única solución para nuestro querido país, en medio de esta espantosa crisis, es la intervención de las Naciones Unidas, y cuando digo NU me estoy también refiriendo a un contingente internacional de las Naciones Unidas, al igual que se ha hecho en países en guerras.
Ya es hora de que el mundo actúe.
Otro tanto pienso de Haiti, pobre pueblo. Ahí también se requeriría que esas Naciones Unidas tomaran en sus manos resolver el caos y aliviar la miseria, con la ayuda verdadera del mundo entero. No esperar a las guerras fraticidas para intervenir. Sí, hay que salvar a toda esa gente. Salvarla de los miserables que la gobiernan y esclavizan, de los sin almas.
Hay que traer luz a esos pueblos. Las Naciones Unidas son un ejército de paz. Y es lo que se necesita. Paz, pero con energía.
¿Acaso Jesucristo no expulsó a latigazos a los mercaderes del templo?
Bendiciones,
Belkis
www.belkiscuzamale.blogspot.com

www.lacasaazulcubana.blogspot.com

TIROFIJO dijo...

http://tirofijomalanga.blogspot.com/2008/09/el-cartero-llama-cuatro-veces.html