4 de febrero de 2009

19. Daisy Fraser

¿Cuándo en tu vida oiste que Whedon, el editor
diera al erario público nada de lo ganado
ayudando a ganar a los candidatos?
¿O por sacar artículos sobre la planta envasadora
para obtenerle inversionistas?
¿O por ocultar hechos en el caso del banco,
cuando estaba podrido y a punto de quebrar?
¿Cuándo escuchaste que el Juez de Circuito ayudara
a nadie, excepto a los ferrocarriles "Q"
o a los banqueros? ¿O que el Rev. Peet o el Rev. Sibley
dieran nada de su sueldo —ganado con su silencio,
o por hablar a la medida del deseo de los líderes—
para el edificio del acueducto?
Pero yo, Daisy Fraser, quien siempre anduve por las calles
acompañada por rosarios de guiños y sonrisas,
y toses falsas y palabras como "ahí va ésa",
¡no hubo una vez que me llevaran frente al Juez Arnett
que no contribuyera diez dólares y gastos
para el fondo de la escuela de Spoon River!

Edgar Lee Master: Spoon River Anthology
Traducción: © Jorge Salcedo

5 comentarios:

Camilo dijo...

Jorge, pienso que este ultimo debe de haber sido bastante dificil de traducir.Bueno, y hay mucho humor ahi...

Camilo dijo...

"¡no hubo una vez que me llevaran frente al Juez Arnett
y no contribuyera diez dólares y gastos
para el fondo de la escuela de Spoon River!"

:=)

Jóse dijo...

Salcedo, mil felcitaciones por tu espacio. Puro talento.

Jorge Salcedo dijo...

Camilo, difícil es el que le sigue. Los traduzco en la noche y los cuelgo enseguida. Al día siguiente encuentro siempre algunos giros mejorables. Ahora mismo veo un "entre" que debería ser "por". Ya lo cambio.
Y sí, todo el libro tiene un humor muy intelectual, a veces despiadado.

Jose, gracias por tu nota y bienvenido.

Camilo dijo...

Me imagino. Traducir debe de ser un trabajo que nunca acaba. Sobre todo entre tipos perfeccionistas...