2 de junio de 2009

Calígula sin acento y otro día en la blogobera

Tronó mucho y llovió poco
ayer en la blogosfera.
La cosa vive y prospera
como el estafilococo.
El desconcierto barroco
se expande y autorregula,
no es de nadie y nadie anula
su voz en el desconcierto.
El protagonismo ha muerto.
¡Lo maté yo, Caligula!

7 comentarios:

Enrique Del Risco dijo...

como me divierto contigo cabron. y poeta y bien.

Cero Circunloquios dijo...

Salcedo, me quito el sombrero.. buenisimo.. ajajajaja.. Que vacilon.
Niurki

Anónimo dijo...

hay tempestad en la finca de Sosa...

Al Godar dijo...

Al menos el que abrigue en el futuro cualquier tipo de protagonismo debe saber a que atenerse!
Muy bueno Salcedo.
Síguele dando duro!

Saludos,
Al Godar

Anónimo dijo...

atencion Ernesto Hernandez Busto piensa que ese poema es kistch....

Jorge Salcedo dijo...

Un martes bien movido, ¿no? Después de la acción, la introspección. Pero no entre nosotros. ¡Que va! Después de la acción, la reacción. El Caribe, un mar con huracanes, que escribió Arciniegas. Pero después del huracán, ¿no está la atmósfera más limpia?

I. Teodoro dijo...

Esta buenisimo el poema, algunos lo tomaran como critica, pero creo que solo es agudo y avisador