24 de febrero de 2010

En los más estrechos márgenes

Orlando Zapata Tamayo no eligió la muerte, sino la libertad. El 3 de diciembre pasado comenzó una huelga de hambre que se propuso llevar, ahora lo sabemos bien, hasta sus últimas consecuencias, a menos que el gobierno cubano le garantizara derechos tan elementales como el cese de las golpizas. El gobierno cubano no estuvo dispuesto a garantizarle derecho alguno, ni Orlando Zapata Tamayo a vivir sin ellos.

Los máximos responsables de la muerte de este hombre son Fidel y Raúl Castro. Ellos, y unos cuantos sicarios de su junta militar disfrazada de gobierno. Son ellos los responsables de su encarcelamiento, de las palizas continuas que lo llevaron al quirófano, de sus traslados y confinamientos solitarios en el corredor de la muerte de la infame Kilo 8, de privarlo de agua potable durante su huelga de hambre, de los nueve juicios sumarios que le realizaron en la cárcel sin garantías ni abogados ni familiares presentes, con condenas que sumaban, ayer, 25 años, sin contar los ya cumplidos, tan solo por defender los derechos humanos y abogar, pacíficamente, por una Cuba democrática.

Orlando Zapata Tamayo se ha negado a pasarse el resto de su existencia encerrado en una cárcel y sometido a los vejámenes y la crueldad de sus captores. Su muerte no fue un suicidio, sino un acto de guerra. Perdió la vida luchando por conquistar sus derechos. Y murió dueño de sí, defendiendo con éxito su dignidad, su libertad, en los más estrechos márgenes.

Foto: AFP/Adalberto Roque

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Salcedo, por qué no abres un libro de condelencias? Que la constancia de nuestro repudio esté organizada, que le de la vuelta al mundo, que llegue directo a todo él que la quiera ver.
Giselle

JOSÁN CABALLERO dijo...

Un emotivo texto, Salcedo. Qué podemos hacer después de que nos han podado a una conciencia guerrera y limpia, un astro verdadero de la patria, en la búsqueda de su perenne libertad.

La Patria tiene un astro nuevo: ¡ORLANDO ZAPATA TAMAYO ha muerto, para vivir su propia libertad!
Debiera tener un astro nuevo,
cuando cae en la patria un hombre
que la defiende"
JOSÉ MARTÍ
Un hombre-astro, papalote dueño de su propia libertad
Todos los cubanos hemos podido corroborar hoy que la vida y los anhelos nacionalistas de Orlando Zapata Tamayo fueron siempre de una vocación patriótica y una valentía impresionante, tanto como los del personaje Martino, en el drama indio "Patria y Libertad" (1877), de nuestro José Martí:
Pues él, como el quetzal, al enjaularlo,
muere en la jaula, de dolor y pena.
Martino ansía la muerte una y mil veces
a esclavo ser, sin patria ni bandera.
De ese modo entregó su patriotismo Orlando Zapata Tamayo, en beneficio de la libertad de Cuba. Ni con la muerte pudieron doblegarlo los castristas, porque él prefirió morir como el quetzal, y entregar su alma a la vida eterna por la independencia de su isla, al igual que nuestro Martí, quien siempre consideró que "hay dos vidas, la que se arrastra, y la que se desea", por lo que, no cabe dudas de que Orlando Zapata deseó la única posible, para alcanzar la verdadera dignidad y expresión del ser humano, que es su libertad total. Remedando el mensaje de nuestro Apóstol, puedo decirles hoy que: Un hombre que cae por la patria nueva, como Orlando Zapata Tamayo, es un astro de su infinita libertad.

Banderas a media asta en nuestros corazones, por Orlando Zapata Tamayo, un héroe de la infinita libertad de Cuba.

José Antonio Gutiérrez Caballero
Miami, 23 de febrero del 2010.

Jorge Salcedo dijo...

Giselle, la idea de abrir un libro de condelencias es muy buena. Algo que de alguna manera se le haga llegar a su madre y a sus amigos en Cuba. Déjame ver qué puedo hacer.

Chez Isabella dijo...

Jorge, ¡cuánto dolor! Pensando en recuperar un testimonio que muestre cómo ha repercutido la noticia en los medios para hacérselo llegar a la madre de Orlando Zapata Tamayo, hace un rato estuve copiando las pantallas de Twitter y Google con diferentes criterios de búsqueda.

¡Ya son millones de voces las que se han pronunciado! Esta muerte es una atrocidad. Al gobierno cubano cada vez se le cierra más el cerco. Ellos nunca contaron con que los prisioneros de conciencia tuviesen tanto coraje para resistir estoicamente hasta el fin.

Desgraciadamente, desde anoche no logro publicar ni editar nada en mi blog. No sé qué pasa... no me es posible subir esas imágenes.

Avisa si se te ocurre algo.

Saludos.

L Λ v Z x η dijo...

Me lo llevé pa la aldea Jorge...

Saludos

Jorge Salcedo dijo...

No sé si con Twitter, Facebook, Blogger, o cualquier otra plataforma, pero se necesita un libro de condolencias online, como el que se ha abierto físicamente en casa de Laura Pollán, en Cuba. Yo no puedo hacer nada hasta la tarde. Lo siento.

Anónimo dijo...

Salcedo, se puede abrir simplemente un blog con el nombre de "condolencias por la muerte de Orlando Zapata Tamayo", y en el posy especificar que los comentarios sean para firmas. Se deja la opción de "censurar" o no los comentarios ajenos al interés, teniendo en cuenta que no es un blog de "opinión".

Yo no lo hago porque sería contraproducente, me acusarían de buscar protagonismo, etc, etc

Anónimo dijo...

"Yo no lo hago porque sería contraproducente, me acusarían de buscar protagonismo, etc, etc"

No tienes que poner tu nombre. Abre el blog y pon el enlace aqui y todo resuelto.

Denka dijo...

http://www.facebook.com/group.php?gid=336546002176&ref=mf

Jorge Salcedo dijo...

Gracias, Denka, por el link. Ya me hice miembro del grupo en la mañana. Hoy no he podido hacer nada, acabo de entrar y voy a postear en un rato.

Antinoo de Bitinia dijo...

Lo vi en el blog de Enrisco y me sumo a la iniciativa.

Hagamos llegar este mensaje al Black Caucus norteamericano; o sea, a los representes negros al Congreso. Hay que insistir:

Dirección de email: congressionalblackcaucus@mail.house.gov


Yesterday the Cuban government claimed another victim. Orlando Zapata Tamayo, a prisoner of conscience recognized by Amnesty International, died after a hunger strike that lasted 85 days. He had been jailed since 2003 for no other crime than speaking his mind freely, a basic human right you and I are fortunate to enjoy without fear.
Orlando Zapata Tamayo was also a black Cuban, in a country that claims to have freed its black citizens from racial oppression, yet they remain among the poorest and less represented in Cuba. Many other Afro-Cuban political prisoners are still jailed in Cuba, including Oscar Elias Biscet, a follower of the ideals of Dr. Martin Luther King.
The US Administration, through State Department spokesman Philip Crowley has said that Mr Zapata’s death “highlights the injustice of Cuba’s holding more than 200 political prisoners who should now be released without delay” and asked for their immediate release.
I urge to all the representatives of the Congressional Black Caucus to forcefully condemn this crime, one more in a long list perpetrated by the regime that oppresses Cuba, and join the State Department in demanding the immediate release of all Cuban political prisoners.

Sincerely, [La firma]

Antinoo de Bitinia dijo...

Olvidé decir que un gran post el tuyo, Salcedo.

Ernesto G. dijo...

Me llevo parte de este post para mi blog. Gracias.

Anónimo dijo...

Ya hay un libro de condolencias abierto en el sitio web de las Damas de Blanco.